top of page
1920px by 1080px.jpg

Historia Marítima

Patrimonio Marítimo en
Chile del siglo XIX

Entre 1830 y 1914, Valparaíso fue un puerto de escala obligatoria para los barcos que cruzaban el Atlántico y el Pacífico a través del Cabo de Hornos y el Estrecho de Magallanes. Como uno de los puertos del siglo XIX más famosos del mundo, su rico patrimonio marítimo ha sido objeto de numerosos estudios.

Después de la independencia de Chile, inmigrantes y residentes temporales provenientes de Gran Bretaña, Alemania, y Francia se unieron a los chilenos para contribuir al rápido desarrollo del país; los extranjeros fundaron bancos, iglesias, escuelas, hospitales, organizaciones benéficas y una prensa en lengua extranjera muy influyente.

A continuación exploraremos la historia marítima de este puerto.

  1. Hasta 1818, cuando Chile se independizó de la corona española, Valparaíso no era mucho más que un asentamiento que abastecía a la capital, Santiago, de bienes y comercio de Europa. Cuando llegó el naturalista británico Charles Darwin durante la expedición de reconocimiento del HMS Beagle en 1834, describió Valparaíso de esta manera:

Cuando llegó la mañana, todo parecía encantador. Después de Tierra del Fuego, el clima se sintió bastante delicioso: la atmósfera tan seca y los cielos tan claros y azules, con el sol brillando intensamente que toda la naturaleza parecía resplandeciente de vida. La vista desde el fondeadero era muy bonita. La ciudad estaba construida al pie de una cadena de colinas, de unos 1600 pies de altura y bastante empinada. Desde su posición, constaba de una calle larga y desordenada que discurría paralela a la playa y donde descendía un barranco, las casas se apilaban a cada lado. Las colinas redondeadas, protegidas solo en parte por una vegetación muy escasa, se transformaban en innumerables barrancos que dejaban al descubierto un suelo rojo singularmente brillante. (Charles Darwin, Narrativa del Beagle. Londres: Henry Colburn, 1839.3 v.; Memoria Chilena)

Cuando Darwin visitó su costa, Chile llevaba mucho tiempo abierto al comercio exterior. A partir de 1830, se convirtió en el emporio comercial del Océano Pacífico ya que los buques mercantes encontraron en su ubicación un lugar seguro para almacenar mercancías con destino a otros puertos del Pacífico o para Europa.

La estabilidad política del país fue muy favorable para el asentamiento de extranjeros. El Historiador Juan Ricardo Couyoumdjian explica los factores que hicieron a Chile particularmente atractivo para las empresas mercantiles europeas:

Cuando los empresarios británicos comenzaron a ingresar a las Américas españolas durante la primera década del siglo XIX, el centro natural de operaciones era Buenos Aires... Con el tiempo se impuso la lógica de la geografía: con las dificultades que se daban para entrar por tierra –el viaje a Chile en carreta y mula era de aproximadamente un mes– era más eficiente asentarse en la costa occidental de América del Sur. Con las facilidades otorgadas por el gobierno de la República de Chile, Valparaíso se convirtió en el puerto de escala del Pacífico Sur, en competencia con el Callao, principal puerto del antiguo Virreinato del Perú. (Couyoumdjian, “Alto comercio de Valparaíso y las grandes casas extranjeras, 1880-1930: una aproximación”. Santiago: Universitaria, tomo 13 (2000), 63-99. Memoria Chilena.)

La ubicación privilegiada de Chile llevó a los ciudadanos alemanes, franceses e italianos a establecerse con fines mercantiles, pero los comerciantes, ingenieros y mineros británicos serían los que dominarían el comercio con Chile a lo largo del siglo XIX.

La población británica en Valparaíso ascendía a más de 1.000 personas en 1865 y aumentó a 1.600 personas en 1895; estas cifras representan solo una fracción del número total de inmigrantes británicos en Chile durante este período, como se puede ver en la sección de Inmigración.

Según Memoria Chilena, para 1819 seis casas comerciales británicas se habían establecido en Valparaíso: James Powditch, O. Bunster, Andrew Blest, John Callon, William Taylor y William Forbes. Posteriormente, la colonia mercantil se diversificó para cubrir un amplio espectro de actividades comerciales como la importación y exportación de abarrotes, maquinaria, frutas y productos químicos, incluidas estas empresas:

  1. Huth y compañía (1824)
  2. Gibbs y compañía (1826)
  3. Duncan, Fox & Co. (1834)
  4. Graham, Rowe & Co. (1842)

  5. Williamson Balfour & Co. (1851)

  6. Weir, Scott & Co. (1852)

Debido en parte a esta afluencia de poderosos intereses comerciales, a medida que avanzaba el siglo, Valparaíso se convirtió en un nodo estratégico de comunicaciones entre Gran Bretaña, el Pacífico y Asia. William Wheelwright, un hombre de negocios nacido en Massachusetts, fundó la Pacific Steam Navigation Company en 1838. La PSNC se convirtió en la primera empresa en utilizar barcos de vapor para el comercio en el Océano Pacífico, sirviendo a puertos como Valparaíso, Coquimbo, Huasco, Copiapó, Cobija, Iquique, Arica, Islay, Pisco y Callao, para luego expandirse a Huanchaco, Lambayeque, Paita, Guayaquil, Buenaventura y Ciudad de Panamá. En 1840, los innovadores vapores del PSNC Chile y Perú iniciaron la primera ruta de vapores entre Callao y Valparaíso; más tarde, el PSNC agregó rutas entre Liverpool y Sudamérica a través de Panamá.

El papel de Valparaíso como un puerto importante en la red marítima mundial llegó a su fin con la apertura del Canal de Panamá en 1914; después de esta fecha, el comercio entre Europa y la costa oeste de América del Norte se movería a través del istmo de Panamá, un viaje mucho más corto y seguro, aunque menos aventurero.

bottom of page